<img alt="" src="https://secure.perk0mean.com/172888.png?trk_user=172888&amp;trk_tit=jsdisabled&amp;trk_ref=jsdisabled&amp;trk_loc=jsdisabled" height="0px" width="0px" style="display:none;">

La Cadena de Suministro Automotriz: Una Carretera Disruptiva...

cadena-de-suministro-automotriz

Este 2019 la industria automotriz Latinoamericana enfrenta una nueva serie de importantes disruptores. ¿O mejor catalogarlos como ‘oportunidades’? La cadena de suministro está experimentando cambios como consecuencia de un nuevo ambiente político y económico; además de la evolución en las preferencias del mercado, y las regulaciones entro otros. Todo esto crea la imperiosa necesidad de llevar la cultura empresarial un paso al frente para subirse a la carretera de la Transformación Digital.

Si bien en el 2018 México incrementó la producción de unidades en 3.4 millones de unidades con respecto al 2017; también reportó cerca de 7000 eventos que impactaron a la cadena de suministro. Desde incidentes de aduana y fluctuaciones de precio, hasta ciberataques, y el crimen organizado.

El 2019 se vislumbra como una año de nuevos disruptores, muchos de ellos producto del nuevo ambiente político/empresarial.

¿Cómo reducir y mitigar los riesgos?

En el reciente evento “Automotive Logistics”, Rafael López, Director de MP&L en Ford recomendó hacer un mapeo de los procesos y crear planes potenciales de reacción.

Será fundamental considerar la Evaluación de Riesgos como parte fundamental en los MMOG (Materials Management Operations Guidelines, por sus siglas en inglés); así como los procedimientos para administrar las emergencias que afectan al IATF 16949 (Automotive Quality Standard); mismas que ante los macro-disruptores económicos pudieran salir del alcance de las plantas.

Manejar modelos de cambio, reducir la complejidad de las líneas de producción y distribución. Y fundamentalmente, tener la capacidad de administrar los datos y cambios en tiempo real. Agilidad más eficiencia.

¿Cómo?

Subiéndose a la carretera de la Transformación Digital. Esto implica alinear los procesos y la información de tal forma que podamos prevenir los riesgos ante los eventos disruptores. Significa tener un nuevo acercamiento hacia los procesos, una nueva visión de la automatización, tracking, block chain y otras actividades digitales que, en conjunto, harán más eficiente a las manufactureras de adentro hacia afuera.

La clave está en la cultura de la empresa ante la innovación en sus procesos y su acercamiento a la cadena de suministro. Los disruptores siempre van a existir; el que sean un reto o una oportunidad dependerá de la forma en que la organización los enfrente.